NORMAS DE CONVIVENCIA DE LA ASOCIACIÓN CLUB DEVA

I. Introducción

La Asociación Club Deva viene desarrollando desde el año 1976 una gran variedad de actividades dirigidas a chicos de entre 6 y 16 años. En estas actividades los chicos cuentan con una serie de monitores necesarios para mantener el orden y el buen funcionamiento de las mismas. Dadas las circunstancias actuales, es necesaria la elaboración de un documento público en el que se puedan entender de manera rápida y visible las normas que rigen el funcionamiento de la asociación, así como el protocolo de actuación de la Junta Directiva de la Asociación en el caso de que se dieran injusticias tanto por parte de los monitores como entre los mismos chicos. Ese es el objetivo de este documento, poner en conocimiento de las familias de los socios un Plan de Protección del Menor y unas normas de convivencia basadas en la Convención de Derechos del Niño, de las Naciones Unidas (20-XI-1989) y de acuerdo con la Ley del Principado de Asturias 1/1995 de 27 de enero, de Protección del Menor (BOPA nº 32, de 9 de febrero de 1995).

El responsable de supervisión de estas normas es el Presidente de la Asociación a quien se dirigirán los padres, socios o monitores que hayan presenciado cualquier tipo de conducta que vaya en contra de las normas.

II. Orientaciones de trato con los socios y sus familias

A la hora de hablar del trato que reciben tanto los socios como sus familias hay que tener clara una serie de puntos:

  • La Asociación Club Deva se compromete con la formación integral tanto de los socios como de todos aquellos que participen en sus actividades.
  • Además, uno de sus principales objetivos es enseñar a convivir con todos los chicos, independientemente de las amistades, las aficiones o gustos distintos que posean los mismos. Fomentando el respeto que tiene toda persona humana, los chicos aprenderán a hacer rendir sus cualidades, respetando en todo momento las demás. En este clima de igualdad y libertad es en el que se desarrollarán todas y cada una de las actividades que se desempeñen en la Asociación.
  • Los padres de los socios constituyen un pilar básico en el desarrollo de las actividades. Su necesaria implicación en las mismas tiene consecuencias muy positivas tanto en los chicos como en los padres y los monitores. De vital importancia resulta la buena comunicación entre los monitores y los padres de los socios, aspecto que entre los monitores se trabaja con suma diligencia, manteniendo de manera continuada durante el año numerosas tutorías con los padres. A la hora de realizar estas entrevistas, se llevarán a cabo con el matrimonio, y, sólo en excepciones contadas, con uno de los integrantes del mismo.
  • Entrando a temas más cotidianos, relacionados con la convivencia en las actividades hay que destacar en primer lugar que se protegerá a los socios de la exhibición de símbolos o emblemas, y de la realización de actos que puedan incitar a la violencia, o atenten contra la dignidad del hombre y la mujer y contra sus derechos. De la misma manera el consumo de drogas, alcohol, tabaco y otras sustancias prohibidas para la salud están prohibidas tanto dentro de la asociación como en las actividades que se lleven a cabo fuera de la sede de la asociación.
  • Las actividades al aire libre resultan una oportunidad para que los socios y quienes participen de las actividades de la asociación tengan contacto con la naturaleza. Estas actividades se realizan frecuentemente, siempre fomentando el respeto al medio natural en el que vivimos. Además, las acampadas realizadas en el verano cuenta con las garantías de la ley, tanto a nivel sanitario, como de formación y experiencia de los monitores. Es por esto que se evitarán prácticas deportivas que supongan un riesgo para los chicos. Se intentará fomentar la participación en deportes populares y sencillos en los que se puedan poner en práctica los valores que desde la asociación se desean transmitir tales como el espíritu de equipo, la fortaleza o el compañerismo.
  • Dada la variedad de actividades que se realizan fuera de la sede de la asociación, esta velará por la seguridad vial, seleccionando cuidadosamente a las personas que conduzcan los vehículos. Además, un monitor no va sólo en coche con un menor, a no ser que tenga consentimiento explícito de los padres y, en todo caso, de manera excepcional.
  • La Asociación observará lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal y demás normativas de desarrollo así como los derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación de estos datos por parte de los padres o tutores de los socios.
  • Se dará una respuesta inmediata en el caso de intimidación, acoso o maltrato entre iguales (físico, psíquico, oral, escrito, gestual o ciberbullying). En todas las actividades se acostumbra a los socios a respetarse y evitar el contacto físico, peleas, insultos o cualquier otra actuación que demuestre maltrato.
  • Los monitores son conscientes de las siguientes medidas encaminadas a garantizar el respeto debido a las personas :
    • En las actividades que se organicen, un adulto no se quedará nunca a solas con un menor en un sitio aislado.
    • A los socios les está terminantemente prohibido entrar en la residencia de los monitores que se encuentra aneja a la sede de la asociación.
    • Se evitará con todos los medios posibles que coincidan socios y personas mayores en vestuarios. De la misma manera se tenderá a que sólo
      coincidan socios de una edad similar. Y siempre, dentro de los vestuarios se mantendrá un clima de pudor, como muestra del respeto que tiene la
      persona humana.
    • El capellán atiende a los socios que lo deseen en un lugar abierto, o bien en un confesionario con rejilla o salita con puerta de cristal, de manera que desde fuera se vea el interior de la habitación. De la misma manera, los monitores, cuando hablan con los socios tienen las mismas
      indicaciones que los sacerdotes.
  • Si se tuviera conocimiento de información que pudiera significar un posible acoso, abuso o maltrato a un socio, se actuará con celeridad, prudencia y claridad; siguiendo el procedimiento de actuación que se desglosa más adelante.
  • Además, los monitores velarán por crear un clima de igualdad entre los socios, evitando cualquier tipo de favoritismo o arbitrariedad hacia una familia o a un socio. Esto se manifiesta en una cosa tan concreta como que los monitores nunca admitirán regalos personales de las familias de los socios.
  • Por último, estas normas de convivencia deben ser conocidas por todos los que colaboran en las actividades del Club Juvenil, incluyendo a los miembros de la Junta Directiva, monitores, profesores, capellanes, etc. Y habrán de atenerse a ellas en su actuación ordinaria.

Gijón, 4 de Diciembre de 2014